• Sucesos

Matan a joven mientras bailaba

Lunes, 26 agosto 2013
Por Editor Gustavo Gil

Matan a joven mientras bailaba
Fuente Con información de María Eugenia Hermoso |

El alto volumen de la música y el frenesí del baile impidieron que los invitados se percataran de lo que había ocurrido. Todos brincaban con los brazos extendidos, algunos aplaudían y los menos sostenían bebidas. La fiesta estaba en su clímax hasta que Gabriel Quevedo, de 22 años de edad, se desplomó y comenzó a desangrarse en plena pista. Nadie pudo detener la estampida y los gritos de la gente apagaron todo vestigio de la fiesta. Minutos más tarde, el cuerpo sin vida de Quevedo yacía íngrimo a la espera de los expertos forenses.

Era la madrugada del domingo y los excompañeros de clases de Quevedo festejaban en el barrio Fundacoropo,en Santa Rita, municipio Francisco Linares Alcántara, del estado Aragua, el reencuentro de la promoción de bachilleres.

Quevedo tenía poco tiempo de haberse graduado de técnico superior universitario (TSU) en administración. Había asistido al reencuentro de egresados del liceo a insistencia de una amiga que le pidió que la acompañara.

Jerry Feliciano, amigo de la víctima indico que hombres extraños a la fiesta y que no habían sido invitados llegaron y se toparon de frente con otros que integraban una banda criminal con la que rivalazaban.

“Gabo recibió cuatro balazos, uno de ellos mortal que lo alcanzo en la cabeza. Todo fue tan rápido que no supimos qué hacer. Él vino a visitarnos y encontró la muerte”.

El cuerpo del estudiante quedó en el sitio y fueron sus amigos los que llamaron a sus familiares en Propatria, Caracas, para avisarles del hecho.

Comisiones del Cicpc levantaron el cadáver que llevaron a la morgue de Caña de Azucar.

Según sus familiares, Gabriel estaba esperando un cupo para iniciar sus estudios en mantenimiento de vías férreas, en el Instituto Tecnológico del Oeste Mariscal Sucre en la ciudad capital. Hace tres años salieron de Santa Rita buscando una vida mejor. Su tia Maritza Gil indicó que el chico siempre fue buen estudiante y logró una beca, pero siempre mantuvo el contacto con su grupo de amigos del liceo. Lo que lo motivó a ir a visitarlos.